Publicado el

Cómo presentar un proyecto. Ideas.

Presentación de proyectos

La presentación de proyectos es un paso fundamental por el que tienen que pasar todas las empresas en mayor o menor medida, y es especialmente necesario en el caso de l@s emprendedor@s, que quieren dar a conocer su actividad. Y es precisamente este punto el que suele resultar uno de los más incómodos para la mayoría de aquellos que necesitan hacer visible su trabajo a través de una presentación.

La presentación de un proyecto puede deberse a diferentes razones: para optar a una ayuda o subvención, para presentar las últimas novedades de su sector, para exponer sus servicios a un posible cliente… en cualquier caso, es siempre un momento de nerviosismo e inseguridad debido a las expectativas sobre el recibimiento que nuestra exposición creará en el oyente o lector del mismo. Este momento de incertidumbre, aunque natural, debe ser evitado. Los nervios en la presentación suelen estar acompañados por dificultad expositiva, discurso entrecortado y expresión de inseguridad, y esto puede provocar en nuestros referentes una sensación de imprecisión en la propuesta. En muchos casos, aunque la idea que presentamos sea realmente fantástica, es nuestra actitud la que falla, creando dudas y desconfianza en nuestro cliente / oyente.

Esta inseguridad puede ser debida a múltiples razones… en otro post hablaremos de ellas y de sus posibles soluciones, pero hoy daremos unas pautas clave para que la presentación de idea resulte todo un éxito.

  1. Conocer el producto

Puede resultar una obviedad, pero no lo es tanto. Muchas veces, especialmente en las exposiciones orales, hay una persona que es la encargada de hacer las presentaciones porque acusa menos el nerviosismo del que hablábamos antes. Pero en muchas ocasiones dicha persona no es la que originalmente tiene la idea y la desarrolla, por lo que debemos asegurarnos de que el producto está debidamente definido y que en caso de dudas sepamos responder sobre cualquier característica de lo que estamos presentando, sin vacilaciones y con eficacia comunicativa.

  1. Explicación del proyecto

Explicar de forma clara y lo más concisa posible las claves del proyecto. Evita complicadas explicaciones innecesarias sobre el funcionamiento interno, programas empleados… Ve al grano y a lo que tu cliente está esperando saber: qué es lo que presentas, cómo funciona y cómo le beneficiará.

  1. Definir el público

Es un error frecuente en las presentaciones. El proyecto debe ir dirigido a un target determinado si éste no coincide con el público al que tú te diriges, la exposición será un fracaso. La presentación debe estar siempre dirigida y enfocada hacia el sector al que pretendes llegar, por eso, la personalización en la presentación es fundamental. Estudia tu objetivo e intenta centrarte en sus necesidades a la hora de explicarlo, empatía y originalidad dos pilares de la exposición.

  1. Resaltar lo novedoso

En la presentación debes hablar del conjunto del proyecto pero especialmente centrarte en lo novedoso del mismo, en las características que lo hacen único y que te van a diferenciar de la competencia. Vas a montar una confitería, ¿que te va a diferenciar de las que existen? Tu exclusividad de chocolate que sólo tú importas de Colombia? Tus novedosas pastas creadas con un ingrediente hasta ahora no utilizado en repostería? Tu servicio de entrega a domicilio? Existen muchos negocios del mismo sector pero la diferencia con la competencia es lo que permite crecer a unos frente a otros.

  1. Tener un plan definido

Toda presentación debe terminar con la aportación de un plan de negocio. En otro post hablaremos con detenimiento de éste y de cómo crearlo. Pero debes de tener en cuenta que todo proyecto serio y con prospección de futuro debe contar con uno. Sólo así sabrás las estrategias que debes emplear, cuanto implementarás uno u otro servicio, si el crecimiento se desarrolla en parámetros de normalidad, la proyección económica que tendrás a 1, 3 y 5 años…

Por último señalar que existen múltiples tipos de presentaciones de proyectos pero en todas ellas deben existir una serie de factores:

  1. El proyecto debe ser real, sin exageraciones ni datos basados en especulaciones.
  2. Debe causar entusiasmo, por lo que resulta realmente necesario que te vuelques y que sientas tuya la idea que presentas.
  3. Material de presentación: flyer, dossier, informe… cualquier herramienta que ayude a seguir tu presentación para facilitar la comprensión de la misma.

 

Publicado el

La marca personal y la reputación online

Mucho hemos oído hablar sobre la huella digital y la marca en internet. Pero la definición de la marca es algo realmente relevante y que debemos tener siempre en cuenta puesto que es la referencia que nuestros clientes tienen de nosotros a través de las redes. Es fundamental a la hora de crear nuestra reputación online y de ella depende la percepción que nuestros potenciales clientes tienen de nosotros y de nuestros productos y servicios.
Pero qué es la marca personal? Pues no es otra cosa que la idea que la gente se hace de nosotros y de nuestros servicios, es decir, la reputación que tenemos bien sea en los medios online o en cualquier otro.

Potenciar nuestra marca significa reivindicar una forma de hacer las cosas, tu marca te mostrará delante de la competencia de forma profesional y diferenciada, aportando valor a tu currículum y a tus propias actuaciones comerciales.

Para ello deberías establecer una serie de estrategias de branding que permitieran la proyección de tu visión empresarial y tu posicionamiento como marca diferenciada:
• Crear perfiles en las redes sociales coherentes y útiles para que los usuarios te conozcan.
• Crea un espacio web en el que poder mostrarte al mundo. Puedes entender un poco mejor por qué es necesario un espacio web aquí.
• Destacar lo que puedes hacer por los demás y lo que mejor se te dá.
• La gente quiere novedades y contenidos de calidad, muéstrale al mundo lo que haces.

Debes de tener en cuenta el tono con el que te refieres a tus lectores / oyentes y evitar contradicciones entre tu yo cibernético y tu yo real, porque si no lo haces crearás confusiones y tensión en tus posibles clientes:
• Comunicación: debe ser clara y directa, en un tono amable y positivo.
• Imagen: la profesionalidad y la calidad deben ser tus puntos fuertes, ello te diferenciará de tus posibles competidores.
• Creatividad: debes servir de fuente de inspiración o favorecer el desarrollo de la misma, no copies, no suplantes, no imites… Ni siquiera la mejor de las copias podrá igualarse a un mediocre primer original. Tenlo en cuenta cuando decidas comenzar un proyecto…

Tu marca personal te permitirá convertirte en un referente en tu sector y ganar la confianza de tus clientes. Conseguirás que vean al profesional que está detrás de tu trabajo y podrás posicionarme en un mercado cada vez más competitivo.

Publicado el

5 razones por las que tu negocio debe contar con presencia online

Si estás pensando en cómo hacer crecer tu negocio, la respuesta es sencilla: crea presencia en internet y dirígete a tu público objetivo.

En este breve artículo te presentamos las razones por las que deberías contar con presencia online.

1. Te ayudará a hacer crecer tu negocio de forma rápida y sencilla, proporcionando información de interés para tus potenciales clientes.

Se dice que hoy en día “si no estás en internet, no existes”, y esto es la pura verdad. Hace unos años se pensaba en la red como la tecnología del futuro en donde prosperarían los nuevos negocios, pues bien, el futuro de entonces es el presente actual… Y si no te pueden encontrar en un registro online, realmente no existes para el 90% de los consumidores actuales.

2. Amplías exponencialmente tus oportunidades de venta. Tener un negocio con página web te permite estar abierto los 7 días de la semana las 24 horas del día.

Te preguntas si esto es realmente necesario… pues sí, porque muchas personas que están en sus ocupaciones durante el día, aprovechan las noches o los ratos de descanso para buscar en sus móviles, tabletas y demás dispositivos, información sobre compras de productos o servicios que necesitan. Tener una web te asegura estar disponible en los momentos que el cliente lo necesita, mejorando de este modo, la atención al cliente.

3. Más ingresos a menor coste.

Este es un punto interesante ya que la existencia de una página web te permite hacer publicidad de tu negocio y de tus productos frente a los de la competencia, y más, y ésta también tiene una web… Esta publicidad genera nuevas oportunidades de venta en las que minimizas los recursos empleados, generando ingresos extras con venta de productos sin presencia física por tu parte: menor esfuerzo, mayor beneficio.

4. Creas valor de marca.

Con la proyección de tus productos o servicios en internet fortaleces tu imagen de marca, frente a competidores y negocios similares que no estén en internet y, siguiendo una estrategia de marketing oportuna, también frente a aquellos que aún estando en internet no desarrollen una estrategia sólida de posicionamiento web. Una buena gestión de la página web ayuda a la credibilidad del producto, con estrategias responsables de marketing y a través de la incorporación de información relevante para el cliente.

5. Los consumidores confían en Internet.

Aproximadamente el 90% de los consumidores buscan en internet información sobre los productos o servicios que van a comprar antes de hacerlo. Internet hoy es el equivalente a las páginas amarillas de ayer. Si tu negocio no está en Internet y el de tu competir sí, habrás perdido la batalla.

Un sitio web que contenga información relevante para el consumidor y que se actualice con frecuencia, puede ser de gran ayuda para dirigir el cliente hacia tu producto, e incluso hacia tu tienda física.
Si quieres que te ayudemos puedes ponerte en contacto con nosotros en info@galiciadecompras.es o a través de nuestra web: www.galiciadecompras.es

Publicado el

¿Qué frena a mis clientes para entrar en mi tienda?

Hoy en día mantener un negocio es una tarea difícil, aún más cuando el negocio está a pié de calle y te pasas el día viendo como pasa la gente sin que entre en tu tienda.

No vamos a descubrir en este artículo el Santo Grial de las ventas para los pequeños negocio, ni vamos a conseguir que con la lectura de este artículo mañana podamos llenar nuestro negocio de nuevos compradores… pero sí podríamos sacar alguna conclusión de por qué, en muchas ocasiones, los clientes no se deciden a entrar en los negocios.

En muchos casos, tenemos tiendas o negocios con ventanales que dan a la calle y que debieran sugerir la entrada de los transeúntes, sin embargo, no funcionan por diversas razones:

1. Escaparate con poca o demasiada información

Escaparates desordenados, demasiado pobres o demasiado saturados suelen producir sensaciones contrarias en el cliente que lo observa. Hay que mantener un escaparate limpio, organizado y planeado con el objetivo final ser el fiel representante de la filosofía de nuestra tienda. Debemos cuidar al máximo la presentación de nuestro escaparate.
Y muy importante es que aparezcan los precios! Muchos clientes no entrarán si no tienen los precios porque se tendrán que pasar la situación poco agradable de entrar a preguntar, con lo que se van a otro lado que los tenga…

2. Generar imagen de marca

El escaparate debe reflejar lo que se vende en la tienda y debe estar acorde con el rótulo y el tipo de actividad que se desarrolla. El exterior debe ser un reflejo del interior par que el cliente sepa que tipo de negocio está viendo, debe quedar claro qué es lo que vendemos.

3. Cumplir horarios

Punto clave de un negocio: cumplir con los horarios de apertura. Sí parece sencillo, pero a veces nos encontramos que en internet pone que está abierto de 9.00h a 13.30h pero resulta que hasta las 10.00h no se abre porque “total hasta las 10.00 no entra nadie”. Este es un gran error que genera mucho enfado en un cliente que se encuentra con el comercio cerrado en esta situación y que provoca desconfianza en nuestra seriedad como empresarios.

4. Ambiente poco agradable

El acto de compra debe asociarse con una sensación placentera y de ocio para que sea realmente efectivo. Si nuestro negocio está desordenado, sucio, se ve estropeado o con sensación de frío, humedad o calor excesivos, nuestro cliente interpretará el acto de compra como algo no placentero y probablemente acuda a otro negocio que le transmita mejores vibraciones.
Tampoco debemos entorpecer el acto de compra con estructuras que dificulten la entrada al negocio o el paso dentro del mismo. Tenemos que poder entrar y salir con facilidad, mirar sin tener que comprar, en una situación de relajación y sin presiones por parte del propietario del negocio.
Nos pasa a todos…

5. El/la vendedor/a

El aspecto físico, el vestuario deben estar en consonancia con el tipo de negocio que regentamos, debemos tenerlo en cuenta porque este concepto varía dependiendo del lugar, sector o producto al que nos refiramos.
Por otra parte, el trato debe ser siempre exquisito, amabilidad, educación y empatía deben ser los tres pilares sobre los que se asiente nuestra relación con el cliente. Evitando las presiones innecesarias y los malos gestos en caso de que la compra finalmente no se lleve a cabo. Si pones mala cara, no volverán…

En conclusión… tienda cuidada y trato especial por parte del vendedor. Estas son las dos claves mágicas para que la gente se sienta a gusto en nuestro establecimiento y venga a mirar… y a comprar!!

Publicado el

¿Por qué comprar en el pequeño comercio?

En un mundo tan tecnológico y tan globalizado el consumidor se ha especializado en navegar por la red para buscar las mejores ofertas, las mejores condiciones de compra posibles.

Las grandes superficies comerciales son conscientes de ello y por eso se posicionan con páginas agresivas donde se fomenta la venta online de los productos. Muchas veces incluso con descuentos superiores a los que podemos encontrar en las tiendas físicas…

Esta marabunta de ofertas y de posibilidades de compra fácil y desde casa ha propiciado que el comercio de proximidad quede en un segundo plano, muchas veces relegado a comp
ras de necesidad y urgentes.

Las tiendas de barrio han perdido su encanto. Y esto es debido a muchos y muy diferentes factores: inexistencia de relevo generacional, lo que repercute en la imagen del negocio; falta de adaptación a los cambios en el modo de consumo; ausencia de implementación de las nuevas tecnologías; y muchos otros… Pero, por otra parte, también existen muchos negocios que han invertido dinero y esfuerzos en renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos y que, a pesar de ello, no consiguen sobreponerse a la presión que suponen las compras en las grandes superficies. Por esto mismo queremos recordar una serie de ventajas que ofrece el pequeño comercio y que no encontraremos en uno de estos grandes centros comerciales.

  1. El trato es siempre personalizado. El vendedor que conoce bien su producto te asesora y te informa cuidadosamente y te asesora en tu compra, en esto, confianza y calidad de servicio es lo que ofrecen. Esto no lo vas a encontrar en las grandes superficies, en donde te atenderá alguien a quién habrá tocado estar en esa sección sin importar si conoce o no lo que vende.

  1. Generan beneficios para tu ciudad. El pequeño comercio paga impuestos que se repercuten en tu ciudad y a su vez consumen también en pequeño comercio, porque son integrantes de la sociedad en la que ejercen su actividad profesional (no se llevan los beneficios a Honduras…)

  1. Están al lado de casa. No tienes que coger el coche, ni desplazarte… puedes bajar en chándal y zapatillas.

  1. Porque generan la mayoría de los puestos de empleo. Recordemos que nuestra economía se basa en gran parte en las pymes y micropymes, y en su totalidad son los que mayor número de puestos de trabajo ofrecen.

  1. Porque generan un empleo estable y con mejores condiciones que las grandes empresas. Aquí entra el trato humano, cercano y personal. Son nuestros vecinos y por tanto, nos conocen a nosotros y a nuestras circunstancias…

  1. Porque son los que sostienen la humanidad de nuestras ciudades. ¿Te imaginas una ciudad sin comercio? Sin vida en las calles, sin actividad de ninguna clase, sin luz por las noches… Seamos conscientes de que son las luces de sus escaparates las que iluminan gran parte de las calles por las noches. ¿Qué pasaría si se apagaran sus luces definitivamente? Yo te lo diré: no podrías pasear tranquilamente por las calles a la luz de la luna porque no habría luz suficiente, no podrías bajar a comprar el pan, no podrías tener una calle tan limpia porque se ingresarían menos impuestos (por lo menos al precio que lo tienes ahora), mucha más gente estaría sin empleo, sin comida, sin casa…

No mires a otro lado,

CONSUME EN EL PEQUEÑO COMERCIO es bueno para TODOS.

Publicado el

4 IDEAS SOBRE EMPRENDIMIENTO

4 ideas sobre emprendimiento

Emprender es, según la RAE “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. En la vida real, esto supone empezar a plasmar todas aquellas ideas que te habían llevado a plantearte el comienzo de un nuevo negocio.

Suena bien… eh? Sí, suena bien. Suena apasionante… y lo es!! Pero también es arriesgado, y requiere grandes esfuerzos, largas jornadas laborales, intensos días de planificación y preparación de las estrategias… y aún así es muy difícil tener un negocio realmente existoso.

El emprendimiento supone abandonar la comodidad y la seguridad que ofrece un puesto de trabajo por cuenta ajena, porque realmente lo que se esconde detrás de esa palabra tan cool “emprendedor” es otra mucho menos glamurosa, que se llama “autónomo”. Que, como todos saben, en el diccionario del pueblo “autónomo” es igual a “pringado”.

Como puedes comprobar, en este artículo no vamos a hablar de lo fabuloso que es el mundo de los emprendedores, porque en la vida real no te encuentras esas historias de negocios que empiezan en un garaje y terminan a lo Bill Gates (por lo menos no es lo habitual). Así que en este artículo, desde mi perspectiva personal, vamos a hablar de lo que supone emprender y de lo que influye la formación en el éxito empresarial…

Es verdad que cualquiera puede emprender, sí, cualquiera puede decidir montar un negocio con mayor o menor fortuna, pero el significado real de esta palabra no es “ser vendedor” es “ser creador de algo nuevo”, esta es la diferencia. Todo emprendedor debe aportar valor a su obra, poner su alma y plasmar su espíritu en su negocio, sólo así, contagiando su pasión podrá diferenciarse de otros que también venden sus mismas ideas… En este artículo te presento los puntos básicos que debes tener en cuenta a la hora de emprender:

Emprender es igual a repetir.

Todo está inventado. Sí, como lo oyes. Seguro que por mucho que pienses en crear un negocio súper moderno con la última tecnología espacial de la NASA, seguro, que hay alguien que lo hace ya; y muchas veces, mejor que tú. Tenía un profesor en la facultad que siempre decía: “copiar es igual a innovar”, y así debe ser porque existen cientos de empresas dedicadas a lo mismo en todos los sectores. Lo que te va a diferenciar de la competencia no es la idea de negocio en sí, si no el alma de la misma, tu pasión y tu enfoque. Haz tuya la idea, dale personalidad y valor y déjala fluir…

Emprender es igual a aprender.

Vas a tener que estudiar de nuevo. Lo siento, esto es así. Cuando empieces tu negocio tendrás que planificar horarios y recursos, buscar financiación, gestionar personal y contactos, elaborar el plan de negocio, las estrategias comerciales… por no hablar de la contabilidad, los impuestos, las tasas, los trimestres, el plan de medios… todo ello mezclado con la gestión de proveedores, clientes antiguos y captación de nuevos. Por eso, aunque seas un crack en las finanzas, por ejemplo, y te muevas como pez en el agua entre impresos y TC´s, vas a tener que abordar muchas áreas en las que nunca has trabajado, y eso requiere un peaje que todos deben pagar.

En este punto juega un papel fundamental la formación, cuanto mayor sea el nivel formativo en las diferentes áreas que abarca un negocio (marketing, finanzas, organización, gestión de equipos, gestión de tiempo…) mayor probabilidades de éxito tendrá.

Emprender es igual a gastar.

Especialmente al principio. Me hace mucha gracia esos “cuchins” que van de guays por la vida diciéndote cosas como “Trabaja desde casa y genera ingresos sin inversión inicial”, a estos les digo… ¿Perdona…? ¿Querrás decir: trabaja ilegalmente desde casa y genera ingresos que no puedes justificar? Porque no sé si saben estos estupendos consejeros que no se puede facturar sin ser “emprendedor”, que se pronuncia: “autónomo”, y no se pueden justificar ingresos extras por actividad sin lo mismo… Así que… ¿qué me estás contando? No, señores y señoras, no puedes emprender sin dinero, por lo menos sin un pequeño capital de inversión. Por otra parte, estos “cuchins” dan por supuesto que generas ingresos directamente por crear una empresa. Tú creas la empresa y directamente vendes y te haces rico. Pues también lamento deciros que no, no va a ser así, por lo menos, en la inmensa mayoría de los casos.

Emprender es igual a motivar

Junto con la idea y la formación, la motivación forman, desde mi punto de vista, los tres pilares básicos del emprendimiento. Una buena idea gestionada eficientemente te lleva a la creación de una empresa fiable y estable pero existen muchas personas con grandes ideas y bien cualificados que fracasan en sus negocios porque les fallan aspectos como la venta.

Os puedo adelantar en primicia, sólo para lectores de este blog, que sí, los primeros meses son los peores: presentarte, dar a conocer tus servicios, contactar con proveedores que confíen en tu marca… todo ello conlleva desgaste. Y es aquí donde la motivación juega un papel fundamental. Otro día hablaremos de las causas de la desmotivación en la empresa (que son muy interesantes)… En nuestro papel de emprendedores debemos mantener siempre una alta motivación teniendo siempre en vista el objetivo que perseguimos y las razones que nos llevaron a lanzar nuestra idea. Sólo así conseguiremos transmitir nuestra pasión y plasmarla en nuestros servicios.

Así que ya lo sabéis, para los que vayáis a emprender ahora tened en cuenta, si queréis, estos consejos que no os serán de gran ayuda en la puesta en marcha de vuestro negocio, pero os darán una pincelada sobre lo que significa realmente emprender en la vida real.